Blue Valentine

Modificar tamaño del texto

Por Rubén Cusati

Sinopsis

Dean y Cindy, matrimonio con una hija, intentan recuperar los buenos momentos de pasión que han pasado pero hay algo que no pueden superar. Es la debacle sentimental de una pareja tras unos años de matrimonio.

Premios

  • 2010: Oscar: Nominada a Mejor actriz (Michelle Williams)
  • 2010: Globos de Oro: 2 nominaciones: mejor actor drama (Ryan Gosling) y actriz (Michelle Williams)
  • 2010: Premios Independent Spirit: Nominada a Mejor actriz (Michelle Williams)
  • 2010: Festival de Gijón: Premio del Jurado Joven (ex aequo)
  • 2010: 2 nominaciones Critics’ Choice Awards: Mejor actor y actriz
  • 2010: Satellite Awards: 3 nominaciones incluyendo mejor película drama
  • 2010: Asociación de Críticos de Chicago: Mejor Director Novel. 3 nominaciones

Trailer

Hace algunas décadas, el racconto estaba prohibido en el “código Hollywood”, era inaceptado por los productores (los que invertían el dinero en una de las industrias no sólo culturales más poderosas de Estados Unidos) y guionistas y directores debían resignarse a que los relatos fueran siempre hacia adelante y, en varios géneros, el romántico por ejemplo, tuviera además un final feliz. Por supuesto que había otras imposiciones de los productores y de algunos de los más afamados actores. Robert Redford exigía dentro de lo posible no quedarse junto a la mujer de sus amores porque ello no agradaba a sus fans. ¿Se preguntaron cuál es el motivo por el cual los actores masculinos ganan mucho más que las actrices femeninas? No es sólo porque las historias y las aventuras provienen de sociedades machistas sino porque los éxitos en el cine lo producen las espectadoras femeninas. Aún hoy. Por suerte, estas cuestiones están cambiando pues la única revolución que ha triunfado y consolidado en el siglo XX/XXI ha sido la de la mujer que ya no es mera espectadora de las películas en las que los galanes masculinos son los protagonistas sino que ella misma es el personaje principal, la guionista o la directora de todo el proyecto cinematográfico

El cine argentino, por desgracia, continúa apostando al paradigma del viejo cine y muchos realizadores siguen apostando a que sea Ricardo Darín el que les prometa éxito y buenas recaudaciones. Y no lo hacen porque sea un excelente actor, que lo es, sino por su pléyade de fanáticas. Sin embargo la película del 2017 que se espera con más ansiedad es la que no lo ha convocado: ZAMA, de la talentosa Lucrecia Martel que ojalá responda a la expectativa que ha generado, basada en la novela de uno de los tres mejores escritores de la segunda mitad del siglo pasado, Antonio Benedetto.

Y en el cine de Hollywood, en cambio, se permite ahora los raccontos, los saltos de tiempo, típicos del cine europeo. Se copia lo bueno.

El relato salta del presente sombrío de la pareja a punto del descalabro final al pasado del enamoramiento pero que contiene la semilla del futuro, en la habitación del futuro que marea (como el vodka), igual que infinidad de parejas, esa semilla que no podrá ser superada. Los saltos de tiempo se leen sin ninguna dificultad no sólo por la incipiente calvicie de Dean sino por la actitud corporal de ambos protagonistas, barriga de él, mofletes hinchados y ojeras de ella, la extraversión y alegría (de él especialmente) troca en un rictus de tristeza, de dejadez, de cosa juzgada. Es probable que no sólo por cuestiones de maquillaje sino para el trabajo de los actores se hayan filmado en forma separada los 2 tiempos en que se desarrolla la narración.

Existe un dejo, un recuerdo de los protagonistas de El último tango en París pues es Dean el que pone toda la pasión y se juega en la relación, Cindy  se deja llevar, rescatar, incluso en la etapa romántica del comienzo de la relación y toma las decisiones en el final.

Tanto Michelle Williams como Ryan Gosling están estupendos y es uno de los grandes aciertos del realizador haberlos elegido. Los dos son muy distintos, casi de clases distintas o, mejor dicho, de ambiciones distintas, mientras Cindy se desarrolla cada vez más en su carrera, Dean no hace más que estancarse … Cindy es más calculadora, Dean es más noble, más entrañable. Sí, aprendieron a amarse, pero … El cambio de él es profundo y ella aletea por la vida y el romance hasta que sus alas se vuelven más y más pesadas dejando de aletear. Ambas actuaciones son intensas y conmueven debido al inexorable paso del tiempo, no por casualidad ellos se conocieron en un geriátrico. La hija de ambos es otro factor que juega de forma decisiva pero sutil en el relato.

Quizás algunas debilidades de esta segunda película de Cianfrance haya que buscarlas en otros rubros como sonorizaciones y/o escenas prescindibles del comienzo del romance.

Un muy buen filme que narra una cruda historia de (des) amor, el nacimiento y la muerte del amor.

Ficha técnica
Título original Blue Valentine
Año 2010
Duración 114 min.
País Estados unidos
Director Derek Cianfrance
Guión Derek Cianfrance, Cami Delavigne, Joey Curtis
Música Grizzly Bear
Fotografía Andrij Parekh
Reparto Ryan Gosling, Michelle Williams, Mike Vogel, John Doman, Ben Shenkman, Maryann Plunkett,  Faith Wladyka, Samii Ryan, Tamara Torres, Carey Westbrook, Eileen Rosen, Marshall Johnson, Jen Jones, James Benatti, Barbara Troy, Enid Graham
Productora Incentive Filmed Entertainment / Silverwood Films / Hunting Lane Films / Chrysler Corporation / Shade Pictures / Motel Movies / Cottage Industries
Género Romance. Drama | Drama romántico. Cine independiente USA

Author Info

Raul Avila