Día mundial para la prevención del maltrato infantil

“La  humanidad debe al niño lo mejor que puede darle. El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación” (Declaración de los Derechos del Niño)

El 19 de noviembre es el día mundial para la prevención del maltrato infantil, el propósito es concientizar a la sociedad sobre sus consecuencias y fomentar los derechos de los niños a nivel mundial.

¿Qué es el maltrato infantil?

La OMS define al maltrato infantil como los abusos a lo que son objeto los menores de 18 años, e incluye a todo tipo de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil.

Magnitud del problema

El maltrato infantil es un problema mundial con graves consecuencias que pueden durar toda la vida. El problema es complejo y su estudio resulta difícil.

Los estudios internacionales revelan que una cuarta parte de todos los adultos manifiestan haber sufrido maltratos físicos de niños y 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia. Se calcula que cada año mueren por homicidio 41 000 menores de 15 años.

Consecuencias del maltrato

El maltrato infantil es una causa de sufrimiento para los niños y las familias, y puede tener consecuencias a largo plazo. El maltrato causa estrés y se asocia a trastornos del desarrollo cerebral temprano. En consecuencia, los adultos que han sufrido maltrato en la infancia corren mayor riesgo de sufrir problemas conductuales, físicos y mentales.

El maltrato infantil puede contribuir a las enfermedades del corazón, al cáncer, al suicidio y a las infecciones de transmisión sexual.

Más allá de sus consecuencias sanitarias y sociales, el maltrato infantil tiene un impacto económico que abarca los costos de la hospitalización, de los tratamientos, de los servicios sociales para la infancia y los costos sanitarios a largo plazo.

Factores del niño

Existen una serie de características del niño que pueden aumentar la probabilidad de que el niño sea maltratado:

• la edad inferior a 4 años y la adolescencia;
• el hecho de no ser deseados o de no cumplir las expectativas de los padres;
• el hecho de tener necesidades especiales, llorar mucho o tener rasgos físicos anormales.

Factores de los padres o cuidadores

Hay varias características de los padres o cuidadores que pueden incrementar el riesgo de maltrato infantil, entre las que se encuentran:

• las dificultades para establecer vínculos afectivos con el recién nacido;
• el hecho de no cuidar al niño;
• los antecedentes personales de maltrato infantil;
• la falta de conocimientos o las expectativas no realistas sobre el desarrollo infantil;
• el consumo indebido de alcohol o drogas, en especial durante la gestación;
• la participación en actividades delictivas;
• las dificultades económicas.

Formas de maltrato infantil

El maltrato a los niños se puede dar de diversas formas:

• Física: cualquier acción intencional que provoque daños físicos, sean estos visibles o no, como por ejemplo: quemaduras, golpes, pellizcos y fracturas, entre otras.
• Psicológico: cualquier actitud que provoque sentimientos de descalificación o humillación.
• Por negligencia: falta de protección ante eventuales riesgos o desatender sus necesidades básicas cuando los padres están imposibilitados de hacerlo.
• Abuso sexual: ejercicio abusivo de poder de un adulto hacia un niño que implica la satisfacción sexual de quien lo ejerce en detrimento y desconocimiento de la voluntad del niño.
• Otras: someter a los niños como testigos de maltrato o abuso sexual hacia terceros.

Prevención

La prevención del maltrato infantil requiere un enfoque multisectorial. Los programas eficaces son los que prestan apoyo a los padres y les aportan conocimientos y técnicas positivas para criar a sus hijos.

Cuanto antes se producen estas intervenciones en la vida del niño mayores serán sus beneficios, como por ejemplo, desarrollo cognitivo, competencias conductuales y sociales, logros educacionales y reducción de la delincuencia.

El reconocimiento precoz de los casos y la asistencia continua a las víctimas y sus familias pueden ayudar a reducir la recurrencia del maltrato y a paliar sus consecuencias.

Fuente: OMS (Organización Mundial de la Salud)

Author Info

Raul Avila