Tabú

Modificar tamaño del texto

Por Rubén Cusati

Sinopsis

Tras la muerte de una bella anciana (Aurora) de gran carácter, su criada  Santa y una vecina, Pilar, se enteran que en su pasado vivió en África una historia de amor, crimen y aventura.

Premios

2012: Festival de Berlín: Premio FIPRESCI y Alfred Bauer

Trailer

Un homenaje al cine de F. Murnau y su guionista y creador del cine documental y etnográfico inglés R. Flaherty en la película Tabú de 1931. Murnau predicaba que el cine debería liberarse de todo lo innecesario y trivial proveniente del teatro y la literatura buscando la sencillez y la técnica puramente cinematográfica. En aquella película, dos jóvenes amantes ven truncado su paraíso amoroso por la llegada en un velero de un anciano que reclama a la joven. Los jóvenes escapan a una isla en la que viven un fugaz momento de felicidad hasta que irrumpe de nuevo el velero con el anciano. De nada sirve una segunda transgresión del joven que se sumerge en aguas prohibidas para obtener una perla que le permita huir otra vez, pero se ahoga persiguiendo al velero en el que el anciano se lleva a su amada y que se adentra en el más lúgubre de los océanos.

La conjunción de los elementos documentales de Flaherty con los ficcionales que agrega Murnau son magistrales y absolutamente cinematográficos creando una de las obras maestras del cine.

El filme de Miguel Gómez le hace honor a aquella y, a su manera, también es excepcional y un rara avis en el panorama de la actualidad del cine rescatando lo mejor del cine mudo, no tan mudo pues hablan aunque no se oye lo que hablan. Es en verdad un homenaje al cine como tal, libre de ataduras. Su repercusión fue contradictoria despertando gran admiración desde la crítica y fuerte rechazo desde algunos sectores del público. Lo que puede asegurarse es que no dejó a nadie indiferente. A diferencia de la trilogía Before que comentamos casi carece de diálogos pero no de palabras (en off) y con bellísimas imágenes y sonido de profunda melancolía, aspecto a veces descuidado en el cine argentino. Por ejemplo, siempre recordamos favorablemente la canción final de 9 reinas que cierra la película de manera eficaz. En Tabú todo está al servicio del cine alrededor de una historia romántica de un amor imposible.

La película está filmada totalmente en blanco y negro, en dos tipos de soporte, la primera parte en 35 mmm y la segunda en 16 mm cuyo mayor granulación da lugar al pasado irreal y a lo onírico y en el formato del cine clásico cuadrado 1.33/1.

El presente y el pasado, la vejez y la juventud, el paraíso perdido y el paraíso: Borges ya nos avisó que el único paraíso posible es el perdido y la segunda parte de la película de Gómes, nos recuerda en la piel de la vejez de Aurora que fuimos pura potencia y que la propia impericia en la vida nos llenó de tabúes y traumas. Y de culpas …

Los últimos días de la anciana, la soledad y el paso del tiempo en una mujer ganada por lo lúdico, el juego que la ha dejado en la miseria, se desarrolla en la primera parte (el “presente”) y desemboca en su imprevisto pasado 50 años atrás en África. No todas las personas son como parecen en sus últimos momentos, todas esconden una gran historia, una gran historia de amor. Intrigas, amores prohibidos y aventuras que acaban con la separación de los amantes provocando el necesario pathos que se abre a nuestra reflexión.

Cuál es la razón por la cual un explorador se arroja a los cocodrilos (salvajes, peligrosos) angustiado por la muerte de su mujer y perseguido por un fantasma de un desengaño amoroso, ¿el instinto animal?, cuál la razón por la que Pilar, la vecina, militante del realismo social carece de una poderosa aventura que la justifique y aguarda que un milagro lo haga. ¿Por qué los dos amantes en África miran a la cámara pareciendo escuchar las sentencias o juicios del futuro? La voz en off que relata es la del propio Gomes. El pasado se idealiza en una potente historia pero ¿y Pilar? que es el presente y no tiene historia…

Resabios del colonialismo se notan en el maltrato que la anciana asesta a Sara, la negra que la cuida (el post colonialismo sin embargo tan actual) y su soledad es manifiesta: la hija jamás la visita. La única que accede a escucharla es la vecina solitaria como ella y que carece de historia propia: ahí está el cine haciendo que la vida pase de manera más agradable. Y falsa.

Tal como quería Murnau, Miguel Gomes se despega de la literatura y del teatro.

Es una trampa psicoanalítica narcótica para los adictos a la cinefilia como opinan algunos, creemos que no. Otra de las críticas es que la primera parte no sirve, la segunda sí pero quienes así opinan no tienen en cuenta que la segunda sirve gracias a la primera. Sin reconocerlo se realiza una crítica positiva del filme.

Quizá el único reparo que tenemos para hacer es que la segunda parte supera demasiado a la primera y que el romance y la aventura son los motores vitales del filme que posee, entonces, un cierto desbalance, pese al comienzo abrumador del principio cuando el explorador se mimetiza en cocodrilo.

Ficha técnica
Título original Tabú
Año 2012
Duración 118 min.
País Portugal
Director Miguel Gomes
Guión Miguel Gomes, Mariana Ricardo
Música Graham Reynolds
Fotografía Rui Poças (B&W)
Reparto Teresa Madruga, Laura Soveral, Ana Moreira, Carloto Cotta, Henrique Espírito Santo, Isabel Muñoz Cardoso, Ivo Müller, Manuel Mesquita
Productora O Som e a Fúria / Radiotelevisão Portuguesa (RTP)
Género Drama romántico

Author Info

Raul Avila