Acerca de «ALIEN»

«ALIEN» fue la segunda película de Ridley Scott, cuya historia proviene de un guión original a diferencia de lo que prefiere, en general, que son adaptaciones.

El tema de que un personaje obliga a un ser querido lo mate para salvarlo es un cliché en el cine, especialmente en el cine de Holywood. Así vemos como el héroe pide morir en manos de su hijo, su padre o su amante, para salvarlo. El final de Blade Runner, su tercera película, es una vuelta de tuerca muy superior y reflexiva.

Las mejores partes de la película «ALIEN» son el planteo y el desenlace, pues el desarrollo es otra versión de la novela de Agatha Christie “Los diez indiecitos”. La nave reemplazaría a la tradicional mansión de la novela de Christie y los asesinatos de los integrantes de la nave por parte de una criatura extraterrestre serían el equivalente al destino de los habitantes de la mansión que son asesinados por un ser despiadado.

En el comienzo, Scott demuestra en ella que en el terror (igual que en el erotismo) menos es más y por eso en el planteo casi no muestra al bicho dejando al espectador libre de imaginar horrores más grandes de los que le es dado presenciar. La abundancia de primeros planos, además de ser baratos, aumenta la sensación de inseguridad de los personajes y del espectador.

¿Cuál es el protagonista en “ALIEN”? El protagonista es un personaje colectivo, la tripulación, que se enfrenta a la amenaza del antagonista que es el Alien, que ataca al conjunto. La definición de tener un protagonista estrella o bien un protagonista colectivo es fundamental para el casting y ahorra dinero a lo cual, un hombre que viene de la publicidad como Scott siempre está atento. El colectivo permite no estar pensando en una estrella. Es muy común en la televisión tener personajes colectivos de manera de ir chequeando la respuesta de los espectadores ante las diferentes historias que en un principio tienen la misma importancia. Aquella historia que prenda más y mejor será la que se vaya jerarquizando con el tiempo.

En “ALIEN”, dentro del personaje colectivo hay un traidor que es un personaje humanoide, robot que está para ayudar al “bicho”. Lo que se va descubriendo a través de él es la trama oculta del relato: la Compañia los mandó al muere. Se cuenta una cosa pero en realidad se cuenta otra. El “bicho” no es malo, los que son malos son los humanos. El “bicho” está manejado por una Corporación, esa es la historia oculta. Los malos siempre son los humanos. Lo que hace la historia dos al final del relato es resignificar la historia uno. Borges decía que el verdadero Cristo es Judas pues es el eternamente crucificado. Esto es lo verdaderamente importante en el relato.

En el final metafórico, cuando el bicho desaparece entre las máquinas, nos dice que el verdadero monstruo es la tecnología del hombre.

Leonardo Pelliza

Author Info

Raul Avila