Día Mundial del Riñón

El segundo jueves de marzo de cada año se conmemora el Día Mundial del Riñón con el propósito de concientizar a la población sobre la importancia del cuidado de la salud renal y del conocimiento de la Enfermedad Renal Crónica (ERC). Una dieta equilibrada sumada a una vida saludable que incluya la actividad física favorece la protección de los riñones.

El riñón es fundamental para el buen funcionamiento del organismo, ya que junto con el hígado, cumple funciones relacionadas con la desintoxicación y depuración del cuerpo, eliminando toxinas y desechos. El deterioro de los riñones constituye un serio problema de salud mundial, siendo considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una  “pandemia”. La alteración de los riñones se la denomina Enfermedad Renal Crónica (ERC) y es conocida como “enfermedad silenciosa” porque no da síntomas. Es fundamental la prevención y el diagnóstico precoz del daño renal.

¿Qué es la Enfermedad Renal Crónica (ERC)?

Es la alteración del funcionamiento de los riñones por más de tres meses y la pérdida gradual de sus funciones. Se puede prevenir pero no tiene cura. Al principio la patología no presenta síntomas y puede ser tratada, pero en etapas más avanzadas la persona puede necesitar diálisis y hasta un trasplante, siendo soluciones altamente invasivas y costosas.

¿Cómo se detecta la ERC?

La enfermedad a menudo no tiene síntomas. Una persona puede perder hasta el 90% de su función renal sin presentar síntomas. Puede detectarse por simples análisis: medición de proteínas en la orina y de la creatinina en sangre. Los signos de ERC avanzada son: edema de piernas, cansancio, falta de aire, dificultad para concentrarse, disminución del apetito, orinas espumosas.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Las personas más propensas al deterioro de los riñones son las mayores de 65 años y aquellas que presentan hipertensión y diabetes. Se incluye también a familiares de pacientes que ya sufren alguna dolencia renal, fumadores y personas sedentarias. El control de los factores de riesgo así como la promoción de hábitos saludables contribuyen a evitar la afección. Se destaca también la importancia del diagnóstico precoz. Es necesario que el paciente asuma un papel activo en el control y el seguimiento de la enfermedad.

Consejos nutricionales

Mantener un adecuado consumo de líquidos: Ingerir entre un litro y medio y dos litros de agua al día. En caso de haber tenido cálculos renales esta recomendación aumenta de dos a tres litros diarios. El agua ayuda a que estos órganos puedan funcionar correctamente, favoreciendo la eliminación de residuos y toxinas.

Seguir una dieta equilibrada: La recomendación es de dos porciones de verduras diarias y tres de frutas. Algunas de ellas tienen beneficios especiales, como por ejemplo el apio, que favorece la dilatación de las arterias, favoreciendo la capacidad del organismo de mantener una presión arterial normal y permite a los riñones una adecuada depuración.

Preferir alimentos ricos en fibra: Se incluyen las frutas y verduras, cereales de grano entero y legumbres, las cuales ayudan a disminuir concentraciones de calcio en la orina, previniendo la formación de cálculos.

Reducir el consumo de sal: Si bien se trata de un mineral importante para el organismo la OMS limita su consumo a 5 gramos de sal diarios como máximos (2000 mg de sodio). Para disminuir su consumo, se deben escoger alimentos con menos sodio, disminuir el consumo de sal, condimentar con especias y hierbas naturales, sacar el salero de la mesa, disminuir el consumo embutidos, enlatados y snacks salados.

Evitar las carnes, pescados y huevos en exceso: Las proteínas de origen animal, consumidas con moderación, son parte importante de una dieta equilibrada, sin embargo, su consumo excesivo tiende a hacer trabajar más a los riñones, de forma tal que les cuesta más eliminar sus proteínas.

Algunas cifras
  • La ERC afecta a cerca del 10% de la población mundial.
  • Más del 17% de la población mundial mayor de 20 años padece deterioro de la función renal.
  • En América Latina y el Caribe, 2 de cada 3 personas mayores reportaron tener una de las seis enfermedades crónicas frecuentes: hipertensión, diabetes, cardiopatía, enfermedad cerebrovascular, artropatías o enfermedad pulmonar crónica.
  • En Argentina la incidencia de ERC se duplicó entre 2002 y 2012, alcanzando el 12% de la población.
  • Más de 6100 pacientes esperan un trasplante de riñón en Argentina.

Recomendaciones generales

  • Evitar el consumo de tabaco y el colesterol elevado.
  • Controlar la presión arterial.
  • Bajar el consumo de sal.
  • Tener una dieta equilibrada que incluya frutas y verduras variadas.
  • Sumar al menos 30 minutos de actividad física a diario.

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS) e INCUCAI (Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante)

Author Info

Raul Avila